Freedom Writers: Escritores de su propia historia

08 noviembre, 2023 | Cámara, Acción

Texto

Escritores de la Libertad

Por Ysi Ortega


Mientras mi racionalidad se adentraba en un bosque desconocido y obtuso, un lápiz me ayudaba a encontrar la salida.
– Ahinoam Parra

Freedom Writers, titulada en español Escritores de Libertad, es una película de 2007 dirigida por Richard LaGravenese, que se basa en El diario de los escritores libres, libro de la profesora californiana Erin Grunwell, publicado en 1999. El título Freedom Writers rinde homenaje al nombre del grupo de activistas por los derechos civiles Freedom Riders de la década de 1960.

El filme narra la historia de un grupo de adolescentes de la escuela secundaria Woodrow Wilson High School en Long Beach, California, y la de su joven maestra de inglés (protagonizada por la actriz Hillary Swank) con apenas dos años de experiencia en la profesión, quien proviene de otra ciudad y aparenta no haber padecido hambre jamás ni sabe lo que es vivir con inseguridad.

Los estudiantes tienen divisiones raciales y muchos de ellos son considerados peligrosos e incapaces de aprender; sin embargo, su maestra ―aunque pertenece a otra clase social― logra llegar a ellos con su espíritu de lucha y determinación que los inspira a cambiar sus vidas… A escribir su propia historia.

Freedom Writers, titulada en español Escritores de Libertad, es una película de 2007 dirigida por Richard LaGravenese, que se basa en El diario de los escritores libres, libro de la profesora californiana Erin Grunwell, publicado en 1999. El título Freedom Writers rinde homenaje al nombre del grupo de activistas por los derechos civiles Freedom Riders de la década de 1960.

Imagen: Baúl de Utilerías  

La ciudad portuaria de Long Beach ―ubicada a 22 millas de Los Angeles―, en donde transcurre la historia, es étnicamente diversa y conserva vivo el recuerdo de los disturbios ocurridos en 1992 en Los Angeles a raíz del caso de Rodney King, un hombre de raza negra asesinado brutalmente por policías blancos.

Frente a esa situación y ante un comportamiento violentamente defensivo de varios grupos de alumnos, la inexperta maestra, en lugar de intimidarse y renunciar, ve a estos jóvenes desde el primer día de clase como quizá nunca los vieron.

.

Mrs Gruwell mostró tener una alta conciencia de la realidad y comprende que debía ser cambiada en beneficio de los estudiantes y, más tarde, de la sociedad. Cada día alimentó en sus alumnos la esperanza de llegar a graduarse en la escuela secundaria y obtener una educación universitaria, muchos de los cuales serían los primeros en lograr ese objetivo en sus familias.

El destino no es tal cuando una visión da a luz…

En Freedom Writers es notoria la lucha que enfrentan los educadores para obtener apoyo en términos de recursos y financiación de materiales y actividades. La maestra Gruwell enfrenta innumerables desafíos, sobre todo ante el mandato superior de centrarse únicamente en inculcar «disciplina y obediencia» a estos jóvenes sin futuro. Pero Erin Gruwell persiste en su objetivo y consigue dos trabajos más que le permiten desarrollar su visión: Ayudar a transformar “destinos”.

Es probable que con la capacidad que tenemos todos los seres humanos, en una situación así, se nos ocurrirían muchas formas creativas para desarrollar una tarea de esa magnitud. Tengamos presente que los estudiantes de dicha escuela no eran los que comúnmente llenan las aulas de cualquier escuela. Estos jóvenes tenían vidas sobrecogedoras, algunos asistían a la escuela con grilletes de monitoreo en los tobillos, detestaban leer y escribir. Sin lugar a dudas era un gran reto para la maestra Gruwell.

Así es como, con mucho esfuerzo, comienza su gran misión. La maestra elige comprar libros para todos sus alumnos. Para la mayoría de ellos fue el primer libro en sus manos. A todos les compra el Diario de Ana Frank, un loable aporte a la sociedad basado en la igualdad de oportunidades (gran diferencia con la meritocracia). Erin Gruwell estaba convencida de que el cambio viene desde las aulas. Había que pensar en la educación como emancipadora.

A través de dicha lectura los estudiantes aprendieron no solo sobre aquella macabra historia ocurrida durante la Segunda Guerra Mundial y la experiencia de una joven de su misma edad llamada Ana Frank, sino también que el dolor no le es ajeno a ningún ser humano, a ninguno. Y que a veces, a diferencia de los cuentos de hadas, los buenos también mueren.

La maestra entonces anima a cada uno de sus alumnos a escribir un diario de su vida, por más
difícil que sea recordarla en el proceso y luego, de ser posible, a compartirlo con ella. Pronto se daría cuenta ―como muestra una de las escenas más sensibles del filme― que tal ejercicio mostraba a sus alumnos con el deseo reprimido de ser escuchados, que todos tenían algo que contar y, finalmente, que todos deseaban de algún modo permanecer, quedar en la historia, no morir…

Escribir su propio diario fue para cada uno de los estudiantes una forma de cambiarse a sí mismos y cambiar al mundo que los rodeaba, incluyéndolos en su comunidad, haciéndoles reconocer lo que tienen en común a pesar de la división étnica, sus familias destrozadas y el entorno hostil en el que habían crecido. Además, estaba su música y sus películas, entre otras cosas.
Los estudiantes leyeron y escribieron…

ESTOY EN CASA: «Todo empezó con una llamada telefónica. Mi mamá lloró y suplicó por más tiempo. Me abrazó tan fuerte como pudo y lloró. sus lágrimas golpearon mi camisa como balas. Me dijo que nos desalojaron. Ella siguió disculpándose conmigo. Pensé que no había tenido un hogar. Debería haber pedido algo menos caro para Navidad.
La mañana del desalojo me despertó un golpe en la puerta. El sheriff estaba allí para hacer su trabajo. Mire al cielo esperando que pase algo. En cambio, me saludaron un par de amigos que estaban en mi clase de inglés el año pasado y me impacta. La Sra. Gruwell, mi loca profesora de inglés del año pasado es la persona que me hizo pensar en la esperanza… Empecé a sentirme mejor.
Recibí mi horario y la primera maestra es la Sra. Gruwell. Salón 203.
Entré a mi salón y sentí que todos los problemas de la vida ya no son importantes. Estoy en casa…»

Hay acciones minúsculas destinadas a un incalculable porvenir.
– María Zambrano

Los estudiantes quedan tan impresionados con la lectura del libro, que invitan y reciben la visita en Los Angeles, de Miep Gies, la mujer que ayudó a ocultar a Ana Frank durante la Segunda Guerra Mundial. Al hablar ante los estudiantes, los animó a hacer lo correcto en la realidad en la que viven, aludiendo a la frase atribuida a Thomas Hobbes:

Para que el mal triunfe, sólo se necesita que los buenos no hagan nada.

Este proyecto reforzó la nueva historia que empezaba a ser escrita sobre la vida de aquellos estudiantes y que luego quedaría plasmada para siempre en un diario.

Hoy nos damos cuenta de que hay maneras para lograr una respuesta satisfactoria partiendo del educando y no solo de los programas educativos. La cultura dominante está llena de violencia, discriminación y prejuicios. En la escuela de Long Beach se podía estar en un grupo, pero no pertenecer a él. Una reproducción de la conducta de la sociedad, ni más ni menos.

Si afinamos la percepción podremos descubrir en esta película señales para tener en cuenta a la hora de ubicarnos en cualquier grupo humano.

En el filme Freedom Writers, Richard LaGravenese logra incluir las múltiples perspectivas del libro, incorporando la voz de Erin Gruwell y las de sus estudiantes, cuyos testimonios en primera persona dan cuenta de los efectos de la violencia brutal, de las peligrosas alianzas tribales, de la negligencia institucional. Y lo más importante quizá sea la toma de conciencia individual y comunitaria en cuanto a la necesidad de obtener una educación igualitaria que nos enfrente a la realidad para poder cambiarla.

La realización de Freedom Writers (Escritores de la Libertad) es un esfuerzo sincero que puede llegar a contar para algo, tal vez para todo…

Autores de la historia real: Erin Gruwell, sus alumnos de Woodrow Wilson High School en Long Beach, California, y el Diario de Los Escritores de la Libertad.

…Una guía para no ser guiado…

Entradas relacionadas

Blonde y una oración por Marilyn Monroe

Blonde y una oración por Marilyn Monroe Por Ysi Ortega . La película BLONDE de Andrew Dominik está basada en la novela homónima de Joyce Carol Oates. A pocos días de su estreno el filme ya cuenta con incalculables análisis de críticos cinematográficos como así también...

LA DOBLE VIDA DE VERÓNICA: VIVIR CON MÁS CUIDADO

La doble vida de Verónica : Vivir con más cuidado Por Ysi Ortega . Krzysztof Kieślowski  “El tema principal de la película, La doble vida de Verónica, es “vivir con más cuidado” (Live more carefully) porque tú no sabes cuáles pueden ser las consecuencias ni el...

Pin It on Pinterest