CÉCILE MCLORIN SALVANT : Una voz que nos recuerda el futuro…

“Cualquier creación artística es hija de su tiempo y la mayoría de las veces, madre de nuestros propios sentimientos. Igualmente, cada período cultural produce un arte que le es propio y que no puede repetirse. Pretender revivir principios artísticos del pasado puede dar como resultado, en el mejor de los casos, obras de arte que sean como un niño muerto antes de nacer.” (Wassily Kandinsky)

 

Cecile-Mclorin-Salvant_engEn el caso de Cécile McLorin Salvant, más que un intento de revivir el gran arte musical del pasado, hay una influencia del mismo en su carrera sin que ello signifique un intento de plagio, sino más bien, un punto de arranque en un mundo y en una categoría musical en la que no abundan las propuestas. Ella viene confirmando que el arte es una actividad creadora del ser humano.

En un artículo en The New York Times, el crítico Stephen Holden calificaba algunas de las virtudes del canto de Cécile McLorin Salvant como: Poseedora de una enunciación y tono perfecto, de una rica y variada paleta tonal, de un sentido flexible de oscilación, de una exquisita manera de profundizar y conectarse con las letras de las canciones y fraseos, además de un sutil sentido de buen humor”. Stephen Holden no dudó en anunciar que “Si alguien puede ampliar el linaje de los tres grandes, Billie Holiday, Sarah Vaughan y Ella Fitzgerald, era esta virtuosa joven, McLorin Salvant

Cécile McLorin Salvant nació en Miami (agosto 28, 1989), de padre haitiano y madre francesa. Desde pequeña estuvo inmersa en el mundo musical.  Primero en la música clásica, tocando el piano desde los tres años cuando su madre la lleva a su primera clase y luego cantando en la sociedad coral de Miami cuando cumplió los ocho. No tardaría mucho más hasta llegar a descubrir su definitiva realización en el jazz.  Cuando llegó el momento para la universidad, McLorin Salvant se dirige sin titubear a Aix-en-Provence en Francia, donde continuó desarrollándose como cantante en música vocal clásica barroca, así como en jazz.

A la edad de 21 años, Cécile McLorin Salvant, habiendo grabado exitosamente con el quinteto de Bonnel (su profesor) y participado en diferentes conciertos en París, regresa a los Estados Unidos para participar en el prestigioso concurso del mundo del jazz: “Thelonious Monk” Internacional (2010) en donde obtuvo el primer lugar. La formación musical y todo ese conjunto de experiencias de McLorin quedaron expuestas cuando le tocó estar en el escenario, las mismas que deleitaron y sorprendieron, en un contraste inusual, al resto de los participantes. Con un estilo muy particular en el jazz, ella sigue haciéndolo, mostrando siempre una gran frescura con un toque de dramatismo en cada una de sus presentaciones.

 

www.knoxjazz.org-

 

Ella tiene porte, elegancia, alma, humor, sensualidad, potencia, virtuosismo, variedad, discernimiento, inteligencia, profundidad y gracia“, afirma el reconocido músico (trompetista), compositor, educador, Wynton Marsalis.

Aún mostrando un extraordinario dominio de la gran tradición que le ha precedido, a McLorin Salvant le interesa seguir creando, no se estaciona en el jazz tradicional, explora constantemente, denotando un gran espíritu creativo. Así lo demuestra en los álbumes:  Cécile & the Jean-François Bonnel Paris Quintet (Sysmo, 2010); WomanChild (Justin Time, 2013); For One to Love (Mack Avenue, 2015)

Pero también grabando con Jacky Terrasson, obras de John Lennon/Yoko Ono y Erik Satie, además de trabajar con músicos que comparten su preocupación no sólo por la interpretación, sino también por la creación en el jazz de hoy, como: Aaron Diehl (pianista) Rodney Whitaker (bajista), ambos compañeros de Mack Avenue, el guitarrista James Chirillo y el maestro en batería, Herlin Riley.

“Hice todo lo posible para no poner las cosas técnicas que obtuve de lo clásico al jazz. Hice todo lo posible para basarme realmente en mi voz hablando y no sólo en mi voz sonando”  (Cécile McLorin Salvant)

 

www.youtube.com

 

Lo viejo y lo nuevo compaginan armoniosamente en los trabajos de McLorin Salvant. En la música como en otras expresiones artísticas hay una herencia recibida, en algunos casos pareciera haberse preservado para inspirar específicamente a unos cuantos, aun así, abrir su propio camino y caminar por sí misma es lo que ahora mantiene en un lugar de privilegio a Cécile McLorin Salvant, con un canto cautivador e inmerso en lo que requiere el momento presente….

“Cuanto mayor influencias tengas como músico, como artista, mayor es la posibilidad para escoger y hacerse de recursos o herramientas necesarias, ése es el beneficio de las influencias (Cécile McLorin Salvant)

 

 

Ysi Ortega

Fotografías por: enjoyjazz.com/ kanoxjazz.org/ vimeo

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *