“8 ½ ” de FEDERICO FELLINI

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

 

“El único realista de verdad es el visionario” (Fellini)

 

best-federico-fellini-films

 

 

País: Italia,1963. Director: FEDERICO FELLINI. Reparto: Marcello Mastroianni, Claudia Cardinale, Anouk Aimée, Sandra Milo, Rossella Falk, Barbara Steele.
Nos hallamos ante la obra más prestigiosa de Federico Fellini. 8 ½ se encuentra en muchas listas como una de las diez mejores películas de la historia del cine y es especialmente valorada por los cineastas. Este reconocimiento no debería extrañarnos demasiado puesto que 8 ½ habla sobre la creación cinematográfica, sobre el creador, sobre el artista y, Fellini, era sobre todo esto último. El título de este filme proviene de que se trata del opus número “ocho y medio” de su filmografía; el medio corresponde a la suma de los segmentosUn’agenzia matrimoniale” yLe tentazioni del dottor Antonio” pertenecientes, respectivamente, aL’amore in città” yBoccaccio ’70”.

 

11205512_oriEn 8 ½, Fellini se expresa con un lirismo que se convertirá en una admirable simbiosis entre la fantasía y la realidad subjetivadas. Artero ilustrador del espíritu humano, el insigne realizador italiano construye retratos anímico-sociales impresionantes y, a su estilo, nos habla del conflicto creativo de un autor en plena etapa de confusión, tal y como quería darnos a entender el título original de este trabajo: La Bella Confusión. En el filme, la crisis creativa del protagonista se transforma en un acontecimiento artístico que se traduce en una gran obra de arte cinematográfica. Una serie de escenas retrospectivas como flashes y escenas oníricas profundizan en recuerdos y fantasías que se entrelazan con la realidad.

En el inicio de 8 ½ vemos que el interior del vehículo en el que esta Guido, el protagonista, empieza a llenarse de humo y éste debe buscar aire en el exterior en busca de su salvación; este comienzo sintetiza a la perfección el discurso que se irá embelleciendo a lo largo de toda la película.

 

pizap.com14554099390761

 

Este principio es todo Fellini, es todo 8 ½. El cine de la metáfora. La angustia que vive Guido es la del creador que siente la presión de deslumbrar al mundo con una nueva obra, una presión que sufrirá a lo largo de todo el filme por parte de productores, actrices, fieles seguidores y periodistas. Ante esto, Guido sólo puede refugiarse en sus recuerdos y ensoñaciones, llenos de imágenes inolvidables.

Fue a principios de los 60 que Fellini descubrió a Carl Jung y todas sus teorías sobre el inconsciente colectivo y los arquetipos, comenzando así a interpretar esas vivencias como expresiones del inconsciente colectivo y de su propia mente. Expresiones de su fascinación por el misterio, la fantasía y el mundo de los símbolos. Esa frontera entre lo real y lo fantástico que cruzamos, cada noche, al soñar.

 

771ec-fellini5

 

Cuenta Anouk Aimée que durante el rodaje de 8 ½ le preguntó a Fellini de qué iba todo aquel caos que les rodeaba. El director le contó que en sus películas aspiraba a cubrir los tres niveles en que viven nuestras mentes: el pasado, el presente y el condicional, siendo este último el reino de la fantasía y los sueños.

En 8 ½ vemos cómo la presión para crear, para satisfacer las expectativas, dan paso al bloqueo, a la nada. Guido se siente incapaz de dar cuerpo a una nueva creación, al mismo tiempo que no puede escapar a la angustia de quien es sometido por su entorno. Por su propio bien, Guido debe superar esa ineptitud y transformar ese bloqueo en una nueva obra. Vemos entonces, bloqueo, dispersión y fragmentación, como si fuese una obra que aún está en el proceso de armado; la película se nos presenta como una lluvia de ideas ligadas por hilos conductores débiles junto a la metáfora, lo imaginario y lo onírico. Con sus obsesiones en el campo de lo sublime: fantasías lúdicas o sombrías pesadillas, placer o tortura.

1963 --- Marcello Mastroianni in Fellini's . --- Image by © CinemaPhoto/Corbis
1963 — Marcello Mastroianni in Fellini’s . — Image by © CinemaPhoto/Corbis

La actuación de Marcello Mastroianni es prodigiosa y la película llega a tal grado de dinamismo que no se distingue bien la realidad de las ensoñaciones del protagonista.
Cabe destacar, que el desenlace permite al espectador encuadrar definitivamente todo lo que ha visto en las dos horas anteriores.

Fellini propone un fresco absurdo de una profundísima lógica interna con toques surrealistas pero simpáticos y con una intención por ser entendido, en donde cada espectador encuentra un momento, un chispazo, una señal, el gancho en una cadena perfectamente engrasada como para subirse en el siguiente tranvía rumbo al viaje de la vida.
Por otro lado, hay una espléndida fotografía casi escultórica en blanco y negro, con soberbios encuadres oníricos a cargo de Gianni di Venanzo y una maravillosa musicalización del compositor italiano Nino Rota – quien junto a su compatriota Ennio Morricone fuera uno de los más geniales autores de bandas sonoras que dio ese país- y sumando, también, algunos cortes clásicos provenientes de Rossini, Tchaikovski y Wagner.
Es interesante ver a Fellini mostrándonos también, esta especie de autobiografía con su “Rosebud” particular a la manera de Orson Welles en El Ciudadano; aquel ASA NISI MASA” como símbolo de los miedos de juventud, cuando su hermano le asustaba con historias de miedo sobre viejos personajes que a medianoche aleteaban sus brazos espasmódicamente mientras le entregaban enigmáticos tesoros.
¡Mientras!, Guido (Marcelo Mastroianni) busca inspiración en la figura de la bella Claudia (Claudia Cardinale) como símbolo de pureza y espontaneidad, en su casi fetichista fascinación por la iconografía religiosa, en la infancia, en la creación, en los sueños, en los decorados monumentales, hasta en la excentricidad como forma de vida y expresión artística… ¡Y, en los recuerdos! El recuerdo, precisamente, es una de las claves de esta obra maestra, sobre todo, “el recuerdo de las personas a las que no supe amar”. Expresar la obsesión y la incapacidad para hacer algo sincero, la sensación continua de traicionarse a sí mismo, la inconstancia, o la búsqueda en el pasado de las respuestas que no encontramos en el presente y ocuparse de las cosas más trascendentes, expresando todo esto con un aire bello, poético y divertido al mismo tiempo. Eso es impresionante!

 

pizap.com14554101251981 

Caparrós Lera, dijo de Fellini: “Es un cultivador del arte por el arte”. 8 ½! Es una de las más personales joyas que trasladó a una pantalla el singular universo de un cineasta único e irrepetible como Federico Fellini. Un filme abrumador y desbordante se mire como se mire y así, con la influencia de Carl Jung en su obra, hasta nos invita a continuar sumergidos en ella, intentando analizar su gran película, reflejándonos en algunos de sus personajes, casi como si se tratase de un sueño o de estar simplemente en ese nivel condicional lleno de fantasías…

” No hay final. No hay principio. Es sólo la infinita pasión de la vida” (Fellini)

 

pizap.com14554125608821 

 

Ysi Ortega

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *