1984 de GEORGE ORWELL : El Gran Hermano nos está mirando

 

Lo más característico de la vida moderna no era su crueldad ni su inseguridad, sino sencillamente su vaciedad, su absoluta falta de contenido” (1984)

 

1EN-625-B1945 Orwell, George (eigentl. Eric Arthur Blair), engl. Schriftsteller, Motihari (Indien) 25.1.1903 - London 21.1.1950. Foto, um 1945.
1EN-625-B1945
Orwell, George (eigentl. Eric Arthur
Blair),
engl. Schriftsteller,
Motihari (Indien) 25.1.1903 – London
21.1.1950.
Foto, um 1945.

“Exactamente. Haciéndolo sufrir. La obediencia no es suficiente. A menos que esté sufriendo, ¿Cómo puedes estar seguro de que está obedeciendo tu voluntad y no la suya propia? El poder es inflingir dolor y humillación. Poder es destrozar la mente humana en pedazos y luego darle la forma que uno escoja. Empiezas a entender qué tipo de mundo estamos creando. Es justamente lo contrario de esas estúpidas teorías hedonistas que nuestros viejos reformadores imaginaron. Un mundo de miedo, traición y tormento, un mundo donde se pisotea y se es pisoteado, un mundo que se hará más despiadado a medida que se vaya puliendo. El progreso en nuestro mundo será la progresión del dolor. Las antiguas civilizaciones sostenían estar fundadas en el amor y la justicia. La nuestra se funda en el odio. En nuestro mundo no habrá más emociones que el odio, la rabia, el triunfo, y la autodegradación. Todo lo demás será destruído… Todo. Ya hemos terminado con los hábitos de pensamiento que habían sobrevivido desde antes de la Revolución. Hemos cortado los vínculos entre un hijo y sus padres, y entre un ser humano y otro, y entre un hombre y una mujer. Ya nadie se atreve a confiar en su esposa, ni en sus hijos, ni en un amigo. En el futuro no existirán las esposas ni los amigos. Los niños serán separados de sus madres al nacer, como quien toma el huevo de una gallina. El instinto sexual será erradicado. La procreación será una formalidad anual, como la renovación de una tarjeta de alimentación. Aboliremos el Orgasmo, nuestros neurólogos están trabajando en ello. No existirá más lealtad que la lealtad hacia el Partido. No habrá más amor que el amor hacia el Gran Hermano. No habrá más risa, salvo la risa triunfal ante la derrota del enemigo. No existirá el arte, ni la literatura, ni la ciencia. Cuando nos volvamos omnipotentes no necesitaremos más el uso de la ciencia. No habrá diferencia entre la belleza y la fealdad. No habrá curiosidad ni alegría de vivir. Todos los placeres serán destruidos. Pero siempre, no olvides esto, siempre existirá la intoxicación de poder, que crecerá constantemente y se volverá cada vez más sutil. Siempre, y en cada momento, existirá la emoción de la victoria y la sensación de pisotear al enemigo indefenso. Si quieres una imagen del futuro, imagina una bota pisando una cara humana…. eternamente.” (novela,1984)

George Orwell, seudónimo de Eric Arthur Blair (1903-1950), escritor, ensayista y periodista inglés, es uno de los más relevantes autores de los años treinta y cuarenta  del siglo XX. Es autor de grandes alegatos contra el totalitarismo en cualquiera de sus interpretaciones y de la injusticia social, pasando a la historia de la literatura universal gracias a obras como: “Rebelión en la Granja” (1945), una ingeniosa fábula de carácter alegórico, basada en la traición de Stalin a la Revolución Rusa y la novela satírica “1984” (1949), un clásico de la literatura contemporánea en la que hace una descripción aterradora de la vida bajo la vigilancia constante del Gran Hermano. En una prosa sagaz, y por su magnífico análisis del poder, de las relaciones y dependencias que crea en los individuos, 1984 es una de las novelas más inquietantes, reflexivas y atractivas de este siglo.

 

1984-de-george-orwell-757750_w650En 1984, novela distópica, un subgénero dentro de la Ciencia Ficción, el Gran Hermano ( líder del Partido Único) ejerce un control absoluto sobre sus subordinados (la población), lo hace a través de diversos instrumentos de control, así la humanidad se encuentra absolutamente controlada y vigilada por un- ojo. Hay un líder que vigila todos los espacios de la vida, desde las calles hasta la vivienda privada debido a la instalación de un infinito número de cámaras. No hay secretos ni vida privada para la población, hasta los pensamientos del individuo se intenta controlar gracias a la “policía del pensamiento”.

Interesantemente, Orwell, al narrar la historia de un mundo completamente controlado, marca también a la sociedad en niveles (alto, medio y bajo), personas en una pugna constante; los del nivel más alto por mantenerse ahí y los otros por conseguir llegar a ese nivel, hasta el punto de querer “vencerlos”. Una cadena que sería la dinámica social. El Gran Hermano lo sabe y le conviene, ergo, debe de sostenerla y lo va a hacer controlando y manipulando la sociedad.

“Hasta que no tengan consciencia de su fuerza, no se rebelarán, y hasta después de haberse rebelado, no serán conscientes. Éste es el problema” (Capítulo VII-1984)

 

destacada_1984

 

 “Nada cambiaría mientras el poder siguiera en manos de una minoría privilegiada

Pero ya todo estaba arreglado, todo alcanzaba la perfección, la lucha había terminado. Se había vencido así mismo definitivamente. Amaba al Gran Hermano

– ¿Estáis dispuestos a dar vuestras vidas?

– Sí.

– ¿Estáis dispuestos a cometer asesinatos?

– Sí.

– ¿A cometer actos de sabotaje que puedan causar la muerte de centenares de personas inocentes?

– Sí.

– ¿A vender vuestro país a las potencias extranjeras?

– Sí.

– ¿Estáis dispuestos a hacer trampas, a falsificar, a hacer chantaje, a corromper a los niños, a distribuir drogas, a fomentar la prostitución, a extender enfermedades venéreas… a hacer todo lo que pueda causar desmoralización y debilitar el poder del Partido?

– Sí.

– Si, por ejemplo, sirviera de algún modo a nuestros intereses arrojar ácido sulfúrico a la cara de un niño, ¿estarías dispuestos a hacerlo?

–Sí.

– ¿Estáis dispuestos a perder vuestra identidad y a vivir el resto de vuestras vidas como camareros, cargadores de puerto, etc.?

– Sí.

– ¿Estáis dispuestos a suicidaros si os lo ordenamos y en el momento en el que os lo ordenásemos?

– Sí.

-¿Estáis dispuestos, los dos, a separaros y no volveros a ver nunca?

– No—interrumpió Julia.” (1984)

 

th2KUEGLAHEl protagonista principal de la novela es Wiston Smith, quien toma la decisión de rebelarse ante un gobierno totalitario y controlador que ha dejado a los ciudadanos sin su libertad llegando inclusive a castigar a todo aquel que atente con el pensamiento reinante. A pesar de las posibles consecuencias, el protagonista se unirá a la Hermandad que es un tipo de resistencia al régimen por mediación del líder O’Brien. Poco a poco, sin embargo, Winston va entendiendo que ni la Hermandad ni O’brien son lo que simulan, y que el levantamiento, es un fin imposible de alcanzar.

Pero además de todo, un detalle que no nos debe sorprender en nuestros días es que El Gran Hermano, al cual nadie ha visto en persona, pero al que todos veneran es un personaje ficticio, producto de los medios de comunicación para inspirar miedo y respeto. El lema del Partido y resumen de su pensamiento sería:

“ La ignorancia es la fuerza. La libertad es esclavitud. La guerra es la paz”     

 

8

 

“En un mundo en que todos trabajaran pocas horas, tuvieran bastante que comer, vivieran en casas cómodas e higiénicas, con cuarto de baño, calefacción y refrigeración, y poseyera cada uno un auto o quizás un aeroplano, habría desaparecido la forma más obvia e hiriente de desigualdad. Si la riqueza llegaba a generalizarse, no serviría para distinguir a nadie. Sin duda, era posible imaginarse una sociedad en que la riqueza no, en el sentido de posesiones y lujos personales, fuera equitativamente distribuida mientras que el poder siguiera en manos de una minoría, de una pequeña casta privilegiada. Pero, en la práctica, semejante sociedad no podría conservarse estable, porque si todos disfrutasen por igual del lujo y del ocio, la gran masa de seres humanos, a quienes la pobreza suele imbecilizar, aprenderían muchas cosas y empezarían a pensar por si mismos; y si empezaran a reflexionar, se darían cuenta más pronto o más tarde que la minoría privilegiada no tenía derecho alguno a imponerse a los demás y acabarían barriéndoles. A la larga, una sociedad jerárquica sólo sería posible basándose en la pobreza y en la ignorancia.”

“Ahora te diré la respuesta a mi pregunta. Se trata de esto: el Partido quiere tener el poder por amor al poder mismo. No nos interesa el bienestar de los demás; sólo nos interesa el poder. No la riqueza ni el lujo, ni la longevidad ni la felicidad; sólo el poder, el poder puro. Ahora comprenderás lo que significa el poder puro. Somos diferentes de todas las oligarquías del pasado porque sabemos lo que estamos haciendo. Todos los demás, incluso los que se parecían a nosotros, eran cobardes e hipócritas. Los nazis alemanes y los comunistas rusos se acercaban mucho a nosotros por sus métodos, pero nunca tuvieron el valor de reconocer sus propios motivos. Pretendían, y quizá lo creían sinceramente, que se habían apoderado de los mandos contra su voluntad y para un tiempo limitado y que a la vuelta de la esquina, como quien dice, había un paraíso donde todos los seres humanos serían libres e iguales. Nosotros no somos así. Sabemos que nadie se apodera del mando con la intención de dejarlo. El poder no es un medio, sino un fin en sí mismo. No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace la revolución para establecer una dictadura. El objeto de la persecución no es más que la persecución misma. La tortura sólo tiene como finalidad la misma tortura. Y el objeto del poder no es más que el poder. ¿Empiezas a entenderme?” (1984)

 

1

 

Las influencias históricas que recibe Orwell son la explotación de prácticas de Rusia, el Fascismo y la experiencia de haber participado en la Guerra Civil española . Desde entonces,  George Orwell, tendría una visión acerca del no muy lejano futuro y esto es plasmado en  el libro. Con temas como: La libertad, la manipulación, la organización , el enfrentamiento desigual del individuo contra el sistema, el amor, la confianza, 1984 es una gran novela que parece aumentar la fuerza de su contenido al paso de los años.

 “No era deseable que los proles tuvieran fuertes sentimientos políticos. Todo lo que se les pedía era un primitivo patriotismo al cual se podía apelar cuando fuera necesario para que aceptaran más horas de trabajo o raciones más pequeñas”. (1984)

“Libertad es la libertad para decir que dos más dos son cuatro. Si eso está asegurado, todo lo demás le sigue.” (Winston sobre los proles, 1984)

Hemos visto como la historia cuenta de grandes imperios que no son más. Ningún pueblo o nación que rebaja tanto su nivel moral hasta perder su sentido de los valores, puede sobrevivir por mucho tiempo. Aunque el proceso de deterioro y corrupción es lento y hasta puede pasar desapercibido (en muy poquitos casos), las consecuencias siempre llegan y cuando esto sucede son implacables e imparables. Es como un “castigo” que llega como un fuego en el rastrojo. Lo más triste es que en ello se van la vida y los sueños de aquellos que no tuvieron casi o nada que ver y que son muchos, seguramente más de lo que imaginamos…

 “En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario.”(George Orwell)

 

  Ysi Ortega

1 comentario en “1984 de GEORGE ORWELL : El Gran Hermano nos está mirando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *